DRAGON MART AVANZA PESE A QUE CARECE DE PERMISOS

Por Alberto Barrios Armado con la lanza del ordenamiento ecológico y la armadura política de la Presidencia Municipal, Julián Javier Ricalde Magaña ha decidido enfrentar al Dragón Mart, un proyecto económico asiático avalado por el Gobierno del Estado, que ya se está construyendo pese a que no existen licencias de construcción municipales y a la oposición de organismos de proveeduría y de pobladores de Puerto Morelos alarmados ante la potencial invasión de productos y población china y ante la posibilidad de que en breve se anuncie como complemento la ampliación de la terminal marítima afectando el entorno ambiental. El temor de los empresarios de proveeduría se fundamenta porque hasta el momento ni el Gobierno del Estado ni los empresarios promotores han expuesto los estudios de impacto económico que generará la construcción y operación del Dragon Mart en Cancún, un proyecto que pretende supuestamente posicionar a Quintana Roo como una plataforma logística para exportar mercancías China a Estados Unidos y Latinoamérica, pero que algunos temen sea el disfraz para amparar la instalación de una colonia china en el Caribe Mexicano. Camila Zambrano Cuenca, la nueva presidenta de la Asociación de Proveedores de Quintana Roo dice que “todo son cuentas al aire, porque no se conocen estudios de factibilidad ambiental, económica o urbana y no se cuentan con permisos de construcción, ni manifestación de impacto ambiental, en fin, no tienen ningún tipo de permiso y eso nos lo dijo claramente Juan Carlos López Rodríguez, director del proyecto Dragon Mart Cancún.” Por su parte, Sigfrido Paz Paredes, asesor del Consejo Coordinador del Caribe explica que hasta el momento “no tengo claro cuáles son los beneficios que generará este proyecto”, pero al igual que Juan Pablo Mirabent, Presidente del Consejo Estatal de Inversión estima, sin embargo, que “no podemos impedir su avance porque haya quienes le teman a la competencia, porque se deben generar condiciones de libre mercado.” Hasta el momento se desconoce con precisión en qué consiste el proyecto, porque el original ha sido modificado varias veces. El proyecto original constaba de viviendas para 3 mil trabajadores en 225 mil metros cuadrados donde se proyecta instalar exposiciones permanentes y venta de manufacturas, insumos de la industria metalmecánica, construcción, mercancías electrónicas, papelería y un sinfín de productos que ofertarán más de 2 mil empresas chinas, además de que contaría con amplias naves para almacenamiento de mercaderías y maquinaria, como se lee en la página web oficial: http://dragonmart.org Incluso en esa página se observan varias fotografías de ejecutivos del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT) tomadas en el terreno de Puerto Morelos, con construcciones iniciadas cuando supuestamente no existen permisos de construcción emitidos por el gobierno municipal de Benito Juárez. En este contexto es que nació Voces Unidas de Puerto Morelos, un movimiento ciudadano conformado por ambientalistas, investigadores y empresarios del puerto, con la finalidad de oponerse organizadamente al Dragon Mart y su complemento, la ampliación de la terminal marítima, una pretensión del Gobierno del Estado que en tres ocasiones fue frenada por el gobierno federal panista, pero “ahora con una Presidencia de la República priista quién sabe qué sucederá”, asienta Eduardo Muñoz, presidente del Consejo de Promoción de Puerto Morelos e integrante de Voces Unidas de Puerto Morelos, quien está seguro que “si aprueban el Dragon Mart el siguiente paso será la ampliación de la terminal marítima lo que generará daños ambientales irreversibles”. Camila Zambrano Cuenca, de la asociación de proveedores de Quintana Roo explica que el escenario es confuso porque en las reuniones con funcionarios estatales las dudas planteadas no han sido aclaradas. Nuestra impresión, sostiene, es que el Dragon Mart generará más consecuencias negativas que positivas. Julián Ricalde Magaña, presidente de Benito Juárez ha confirmado lo que era un rumor: el Dragon Mart está fuera de toda normatividad urbana y ecológica del Municipio, por consiguiente no puede autorizarse ninguna licencia de construcción. En respuesta a una petición de La Voz de Quintana Roo, especialistas en estudios de topografía puntualizaron que tomando como parámetro la ubicación del terreno (El Tucán, kmtro 331) exhibida durante la presentación del proyecto el uso de suelo está destinado a áreas naturales, turísticas y mineras, con densidades de 2, 3 y hasta 4 viviendas por hectárea, esto es , totalmente incompatible con el proyecto presentado por los inversionistas chinos y mexicanos, pese a lo cual ya se está construyendo violando el ordenamiento econlógico y las normas de la Unidad de Gestión Ambiental. Para hacerlo viable tendría que correr un proceso jurídico administrativo que concluya con el cambio de usos de suelo, una propuesta que nadie en el Cabildo de Benito Juárez ha colocado en el centro de la discusión. Uno de los aspectos más alarmantes ha sido el posible arribo de más de 3 mil trabajadores chinos que arribarían con sus respectivas familias para instalarse en el Caribe Mexicano; de hecho, en los últimos meses ha sido evidente la aparición de varias decenas de restaurantes chinos dentro de la ciudad de Cancún atendidos por chinos que no hablan español, en una especie de invasión hormiga, silenciosa, a la espera de que se detone el Dragon Mart, que es en donde realmente se instalarían a vivir. Es conocido el aislamiento endogámico de las poblaciones chinas fuera de su país. Otro aspecto poco conocido es que el nuevo director del Dragon Mart Cancún es Juan Carlos López Rodríguez, un ex funcionario de aduanas, quien fue inhabilitado por malos manejos en el Servicio de Administración Tributaria –SAT-, cuando desempeñó el cargo de administrador Central de Investigación Aduanera, entre los años 2000 y 2001 y quien fue administrador de Logistic Free Trade Zone, una empresa asociada al empresario chino Zhenli Ye Gon, famoso por la supuesta amenaza que en su contra le lanzó el Javier Lozano, ex Secretario del Trabajo: “copelas o cuello”. El Dragon Mart es un proyecto impulsado, primero por el ex gobernador y ahora senador Félix González Canto y ahora por el actual Gobernador, Roberto Borge Angulo, quien ha reiterado que el Gobierno del Estado otorga todo tipo de facilidades para que se concrete. Pero parece que se les ha olvidado consultarlo con Julián Javier Ricalde Magaña, Presidente Municipal de Benito Juárez. Pie foto El representante en Jefe de la Oficina de Representación en México de CCPIT Feng Xiaoming inspeccionó el proyecto de Dragon Mart Cancún. Se mostró satisfecho porque “todo marcha bien.” El presidente de CHINAMAEX y Dragon Mart Cancún Investment Limited Hao Feng también estuvo en los terrenos donde ya se construye el Dragon Mart

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MARIA ISIDRA HOIL, LA NIÑA MAYA DEL APOCALYPTO DE MEL GIBSON

MAGNICHARTERS, EL EMBARGO DE UNA LEYENDA

ARRESTA EL FBI AL EMPRESARIO MICHAEL KELLY, POR FRAUDE EN TIEMPOS COMPARTIDOS