ARDE LA IP?



ARDE LA IP?



Cambios de Presidencias en el Marco de Auditorías a CMIC, Imposición en AMMJE, Fraude en Canacintra, Claro oscuros en Coparmex, una Canaco Cancún Secuestrada y un IMEF sin socios



Por Alberto Barrios



Inmersos en el mar de la indiferencia y apatía de miles de empresarios y ejecutivos a quienes dicen representar, los organismos empresariales en el Caribe Mexicano navegan sin más rumbo que el que dictan sus presidencias en turno, que responden más a intereses de grupo que al conjunto empresarial. De cuando en cuando los dirigentes de estos organismos, encabezados por el Consejo Coordinador Empresarial del Caribe –CCE-, por la Asociación de Hoteles y la Coparmex, desenfundan los sables contra el gobierno federal enarbolando banderas contra la Ley de Vida Silvestre, para evitar la desaparición de la Secretaría de Turismo, para exigir recursos destinados a la recuperación de playas o para manifestarse en contra de la Ley del Mangle, pero en cambio, apenas y han levantado la voz cuando el gobierno estatal les ha aumentado el impuesto al Hospedaje o ha incumplido los tiempos para darle mantenimiento a las playas.

En estos momentos varios organismos empresariales protagonizan luchas fratricidas en el marco de los cambios en las dirigencias empresariales, que se dan entre enero y abril, de cara al arribo de las próximas administraciones estatales y municipales. Porque las presidencias son botín codiciado para efectos mediáticos y de cercanía con los poderes políticos y económicos, pese a que la mayoría de los organismos empresariales les cuestan directamente a los bolsillos de los integrantes de sus Consejos Directivos, ya que en su mayoría los afiliados no pagan sus cuotas.

Y eso sucede lo mismo en los CCE, que en la Confederación de Cámaras Empresariales, en la Canagraf que en la Canirac y en organismos ya casi fantasmales como el Centro Bancario, la Cámara de Tortillas o la Asociación de Arrendadores de Automóviles que existen solamente por la inercia mediática.

En Quintana Roo operan cuatro Consejos Coordinadores Empresariales: en Cancún es todavía presidido por Cristina Alcayaga, pero ahora se perfila Francisco Córdova como próximo dirigente; en Playa del Cármen es presidido por el arquitecto Juan de Dios Chán; en Cozumel acaba de tomar posesión el publicista Cesar Trejo Vázquez, y el de Chetumal, encabezado por el emprtesario gasolinero Jor­ge Mar­zu­ca Fe­rrei­ro.

La confederación de Cámaras Empresariales de Quintana Roo –CCEQROO-, creada hace aproximadamente una década por Santiago Salazar Méndez cuando concluyó su gestión al frente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Cancún, dice representar a más de 18,000 empresarios de todo el estado, lo que la convertiría en la cúpula empresarial con mayor numero de representados en Quintana Roo; han sido presidentes el constructor Juan Manuel Peraza –ex presidente de CMIC y próximo presidente de la Coparmex-, el empresario de seguridad Miguel Angel Colín –ex presidente de la Canaco-, el constructor ya fallecido Miguel Angel Osorio Rosado –ex presidente de la CMIC- y Kit Bing Wong –ex presidenta de la Canirac-. Para efectos legales es esta Confederación de Cámaras Empresariales, que actualmente en teoría preside Isaac Reza Martínez -también es presidente de la Canacintra-, la que tendría la potestad de la representación de las cámaras. El problema de esta confederación es que confluyen organismos activos como las Canaco de Cancún y Chetumal, Canacintra, CMIC, Cámara de Empresas de Consultoría, Canagraf, conjuntamente con otros que desparecen y aparecen como la Cámara Nacional de la Industria Pesquera, Cámara de la Industria de Radio y Televisión y otros que no operan como Cámara del Transporte de Carga y la Cámara Maderera.

Así, la representación de empresas de la hotelería, restaurantes, bancos, agentes aduanales, agencias de viajes, campos de golf, arrendadoras de automóviles, marinas, artes gráficas, spas, desarrolladoras de viviendas y de software y comercios se reparte conforme anárquicos intereses y hasta de género como el caso de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias –AMMJE-, delegación Chetumal, en donde la presidenta nacional saliente, la chetumaleña, Rosa Elena lozano impuso a principios de este mes de febrero a la sexta regidora del cabildo de Othon P. Blanco, Georgina Santín Ascencio como presidenta, pese a que los estatutos señalan claramente que una funcionaria pública o de elección popular no puede asumir ese cargo, según denunció la secretaria saliente de la AMMJE Chetumal, Linda Osorio. La toma de protesta será este 25 de los corrientes. La AMMJE, a nivel estatal, se ha caracterizado por alabar a funcionarios públicos entregando reconocimientos lo mismo a Francisco Alor Quezada que al gobernador Félix González Canto; su primera presidenta en Cancún fue la publirelacionista Gabriela Rodríguez, actual secretaria técnica del gabinete estatal; gracias a su fuerte activismo ha incrementado notablemente su afiliación, al mismo tiempo que le son otorgados a sus afiliadas créditos blandos de la Secretaría de Economía. Actualmente la preside la contadora Sandra Hanon.

LA PARTE OSCURA DE LOS ORGANISMOS EMPRESARIALES

El año pasado eran dos los organismos empresariales que enfrentaban procesos jurídicos: Canacintra y Canirac; la primera todavía mantiene un problema legal con legal con la Secretaría de Economía, dependencia federal a la que tiene que devolverle un millón de peso por un fallido proyecto para construir una fábrica de palillos en José María Morelos; el otro es la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes –Canirac-, que ha podido recuperarse gracias a la intensa gestión realizada por Fernando Vargas, propietario del restaurante Crab House quien podría ser reelecto este año: otros dos organismos empresariales inmersos en problemas internos son la CMIC y la Canaco.

En la CMIC - que posee 2 edificios, uno en Cancún y otro en Chetumal, está por estallar un conflicto derivado del mal uso de los recursos patrimoniales aportados tanto por la afiliación como por el 0.5 al millar que les es descontado de los presupuestos de las obras públicas que les son asignadas por dependencias públicas, que ascienden aproximadamente a los 13 millones de pesos anuales, cantidad que la convierte en una de las instituciones empresariales con más solidez económica. Hace una semana fue electo en una asamblea impugnada por los constructores del norte de Quintana Roo, el chetumaleño Nicolas Aké Gómez, después de que el Consejo Consultivo -conformado por los ex presidentes Juan Manuel Peraza Peraza, Eriberto Arguello, Roberto Olán, Carlos Paredes Verastegui, Pedro Olguin y Arnulfo Morales Bernal- nulificaron las pretensiones del presidente Carlos Martínez de reelegirse por tercer año. Previo a esta elección se había registrado una guerra de correos electrónicos denunciando fraudes dentro de la institución con el manejo de los fondos que aportan las empresas afiliadas del 0.5 al millar. En dichos correos se les recuerda a los afiliados que estos descuentos, que se empezaron a realizar desde el 2002 con la finalidad de adquirir el edificio Cancún, no son obligatorios, sino voluntarios. Estos fondos, junto con recursos que les entregan las secretarías de economía federal y estatal, son depositados en un fideicomiso –INDELAQROO- del que los directivos no entregan cuentas a los afiliados, pero que aparentemente se estarían utilizando para cubrir déficits operativos de la propia delegación derivados, por ejemplo, de la celebración de las Expo Construcciones, que en los cuatro años que han sido celebradas han resultado un fracaso financiero. Ante la posibilidad de que la CMIC se fracture y los oscuros manejos de recursos, es previsible la intervención de la autoridad reguladora de los organismos empresariales, a saber la Secretaría de Economía, que igualmente el año pasado apoyó el desprendimiento de la Canaco de Playa del Carmen que dependía de Chetumal, en un ambiente no exento de enfrentamientos entre Leonor Castañeda Martínez, la presidenta y sus antagonistas, que la acusan de nepotismo.

En la Canaco Cancún la inesperada huida del presidente electo Víctor Loeza Escalante ante amenazas supuestamente proferidas por delincuencia organizada abrieron la puerta para que fuese nombrado como Presidente Rafael Ortega Ramírez, un ejecutivo del área de la construcción supeditado al hotelero priísta Juan Carrillo Padilla quien es el poder fáctico del organismo que afilia aproximadamente a 3 mil pequeños comerciantes que suelen utilizarlo básicamente como conducto para el registro ante el Sistema de Información Empresarial –SIEM-. El evidente declive de esta institución, que inició en la época de Rubén Mora –nombrado prácticamente por el ex gobernador Joaquín Hendricks- se refleja en la casi nula actividad que registra su edificio sede.

El caso de la Coparmex se encuadra en un conflicto más político que empresarial, ya que sus actuales dirigentes, el presidente Francisco Palma y el vicepresidente Santiago Carrillo, empresarios transportistas, se aliaron con el ex presidente municipal Gregorio Sánchez enemistándose con funcionarios del gobierno estatal, abriéndole un boquete a la afiliación; este año, un grupo de ex afiliados de la Coparmex impulsaron al joven Hermilo Pinelo para que buscara la presidencia a sabiendas de que no ganaría porque el candidato negociado es el empresario constructor Juan Manuel Peraza Peraza –ex presidente de la CMIC-, quien por sus conexiones y experiencia servirá de puente de negociación con el gobierno estatal.

En la Asociación de Arrendadores de Automóviles, Iván Quiñones –de la firma Zipp- se mantiene como presidente desde hace cuatro años, más por inercia que por interés; apenas y cuenta con un puñado de integrantes, que se niegan a encabezar la Asociación.

En la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes, el grupo que la mantiene en su poder, encabezado por Julián Balbuena, de la agencia Best Day, propiedad de Fernando García Zalvidea, eligió a Humberto García, de la firma Caribbean Nexus Tour como nuevo presidente, ya que Alejandra Caballero, que durante 16 años fue directora y después 4 años Presidenta Ejecutiva, tenía que jubilarse. La AMAV Cancún también ha ido a la baja tras el declive de las agencias de viajes por la irrupción del Internet como conducto de reservaciones de viajes.

Susana Escamilla, de la Asociación de Proveedores de Quintana Roo, se mantiene como presidenta de éste que es uno de los pocos organismos empresariales que ha construido su propio negocio, el Parque Logístico, con recursos federales y privados.

En la Central de Abastos todo indica que Jorge Fernández Cadavieco se reelegirá como presidente, al igual que la Unión Social de Empresarios de México –USEM-.

En la Asociación de Hoteles de Cancún, Rodrigo de la Peña podría ser electo otro año, al igual que Pablo Mirabent Pizarro Suárez, un ex funcionario estatal, en la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios.

El Centro Bancario de Quintana Roo prácticamente ha desaparecido, aunque mantienen a Aurea Margarita Velásquez Ávila como presidenta.

Los Organismos del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe generan el 80% de la actividad económica y productiva en la Región Norte del Estado, representan un estimado de mil 300 asociados que generan el 80% de empleos en Cancún, que equivalen a 300 mil empleos.

La delegación Cancún del IMEF nació hace cinco años con gran ímpetu, representada por Alejandro Arvizu Contrerasú, quien dejó la presidencia a Paola Munayer, quien a su vez se la entregó a Miguel Rodríguez Brizuela. Muestra del absoluto desinterés es que Alejandro Arvizu retomará la presidencia. Cuenta apenas con 7 socios. En cambio, destaca el gran trabajo realizado por Eduardo Javier Dumani en el Colegio de Contadores Cancún, una institución sólida con más de 100 afiliados que constantemente celebran cursos técnicos.

Un organismo que ha surgido con fuerza ha sido la Cámara de la Industria del Embellecimiento Físico, que tiene sedes tanto en Cancún como en Playa del Carmen, que vino a sustituir un organismo ya desaparecido que fue la Asociación de Salud, Belleza y Armonía.

Lo cierto es que en este mar de confusiones y remolinos, los organismos empresariales tienen poca influencia en las decisiones gubernamentales, pese a que por ley son órganos de consulta. Por ejemplo, aunque el CCE del Caribe firmó compromisos con el Municipio de Cancún para formar parte del Instituto Municipal de Planeación Urbana –IMPLAN-, sus representantes han sido ignorados. Para este año el ritual se repetirá con Julián Ricalde, pero es poco probable que reingresen en forma real porque uno de los grandes negocios de los funcionarios públicos municipales es el cambio de uso de suelos.

En este contexto la llegada de algunos nuevos dirigentes empresariales podría fortalecer la posición del liderazgo empresarial en Quintana Roo.

LEY DE CÁMARAS, LETRA MUERTA



La "Ley de Cámaras y sus confederaciones, es una institución de interés público, autónomas, con personalidad jurídica y patrimonios propios. No tendrán fines de lucro y se abstendrán de realizar actividades religiosas y partidistas.”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

MARIA ISIDRA HOIL, LA NIÑA MAYA DEL APOCALYPTO DE MEL GIBSON

MAGNICHARTERS, EL EMBARGO DE UNA LEYENDA

ARRESTA EL FBI AL EMPRESARIO MICHAEL KELLY, POR FRAUDE EN TIEMPOS COMPARTIDOS